91 427 58 18

Terapias on-line

Llámanos y te informamos sobre nuestros servicios C/ Grañón, 12 - Local - Las Tablas (Madrid) - 28050.
elea@eleapsicopedagogia.es

Dislexia

Un estilo distinto de aprender

Dislexia

Si tu hijo es inteligente y aprende con facilidad lo que se le explica oralmente, pero le cuesta leer y/o escribir, manejar los datos de la información escrita y organizarse, puede ser que tenga dislexia.

La persona disléxica tiene un estilo de aprendizaje característico, que le acompañará toda su vida, con ciertas variables en las que sobresale, y otras, en las que tiene importantes dificultades. Debe aprender estrategias para que esas debilidades no impidan el desarrollo de sus fortalezas.

Características de la dislexia

  • Suelen ser personas inteligentes, intuitivas, creativas, imaginativas, en algunos casos con un buen desarrollo en las habilidades plásticas, empáticos y competentes en la relaciones.
  • Sin embargo, tienen dificultades importantes en la codificación de los signos, es decir, en poner nombre y discriminar, tanto a nivel visual como auditivo, signos arbitrarios, confundiéndoles por su orientación espacial o por su discriminación auditiva.
  • Afecta a su memoria inmediata de lo arbitrario (ortografía, recordar datos, tablas de multiplicar, nombres de conceptos o palabras). Pudiendo tener buena memoria situacional, su memoria arbitraria (la necesaria para la ortografía), es deficiente.
  • Estas dificultades inciden especialmente en el aprendizaje de la lectoescritura, de las matemáticas, de la comprensión del tiempo, en su organización del espacio.
  • La falta de autoestima y la inseguridad suelen ser secuelas personales porque sintiéndose inteligentes, sufren su incompetencia ante determinados rendimientos. Son los grandes incomprendidos.
  • La persona disléxica debe acostumbrarse a vivir con su estilo de aprender y a compensar sus déficits, ya que este estilo le acompañará toda su vida.

La importancia de la detección temprana

La Dislexia se manifiesta fundamentalmente cuando se inicia el aprendizaje de la lectoescritura, por lo que a los 5 ó 6 años se pueden detectar los primeros signos aunque se recomienda no formalizar el diagnóstico hasta los 7 u 8 años.

Padres y profesores deben identificar al niño disléxico lo antes posible. Entender sus dificultades y conocer sus necesidades, tanto de aprendizaje como psicológicas, facilitará esa autoestima positiva que le ponga en situación de progresar. Es preciso comenzar con prontitud la intervención psicopedagógica precisa que facilite una buena evolución y trayectoria escolar.

Los pronósticos de diferentes niños disléxicos pueden ser diversos, siendo un factor determinante la detección e intervención temprana.

Te ofrecemos

  • Una valoración del tipo y nivel de afectación de la dislexia, según edad.
  • Un programa de entrenamiento ajustado a las necesidades de sus manifestaciones (lectura, escritura, ortografía, cálculo).
  • Talleres de orientación para padres: “Tengo un hijo/a disléxico”
  • Cursos de formación a profesores: “Tengo un alumno disléxico”
  • Un personal especializado: psicólogo, pedagogo, psicopedagogo o logopeda.

Con nuestro programa conseguirás

  • Entrenar la lectoescritura
  • Mejorar la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento
  • Desarrollar de forma organizada el lenguaje oral y escrito
  • Entrenar dificultades asociadas: Disgrafía, Disortografía y Discalculia.