91 427 58 18

Terapias on-line

Llámanos y te informamos sobre nuestros servicios C/ Grañón, 12 - Local - Las Tablas (Madrid) - 28050.
elea@eleapsicopedagogia.es

¿Por qué mi hijo ha bajado su rendimiento académico?

Vuelta al colegio ¡qué pesadilla! Tengo una hija que inicia 1º de Bachillerato y un hijo que empezará 3º de la ESO. Mi hija estudia mucho pero con todo su esfuerzo no consigue más que aprobados, sin embargo, mi hijo, que tiene más facilidad, siempre ha estudiado poco pero aprobaba, últimamente no hay forma de hacerle que estudie y suspende. ¿Me podéis dar algún consejo?

Presentas dos casos bastante frecuentes, probablemente tu hija no maneje las estrategias de aprendizaje para desarrollar un trabajo eficaz. Algunos chicos/as creen que dedicando tiempo deben sacar muy buenas notas y si no es así se frustran, piensan que no son capaces y les genera falta de autoestima. El trabajo debe ser eficaz, es decir, el óptimo rendimiento en el menor tiempo posible. Probablemente intenta memorizar pero no sabe extraer la información fundamental, organizarla y adecuar las respuestas a las preguntas del examen.

Tu hijo está en plena adolescencia, al parecer ha conseguido resultados sin gran esfuerzo y ahora tiene otras muchas motivaciones que le atrapan porque le son más satisfactorias. Debe aprender a comprometerse con lo que hace, seguro que la falta de compromiso no es sólo con los estudios. La disciplina y la responsabilidad son valores que ya debía haber aprendido. La voluntad es un valor fundamental para la vida, pero debe aprender a ver que la satisfacción no siempre proviene de lo inmediato.dificultad estudiar

Tenéis,  como padres, un bonito trabajo con ellos para hacerles progresar. Su situación escolar aporta indicadores de por dónde van en su proceso madurativo. Es importante que aprueben los cursos, pero para ti, como madre, debe ser más importante que progresen como personas: que sean más eficaces en lo que hacen, que tenga objetivos claros, que se comprometan con sus metas, que aprendan a autoevaluarse en la meta corta, pídeles cuentas diariamente, sobre todo al pequeño. Olvida las regañinas continuas, no sirven para nada. Es el momento de una conversación antes de empezar el curso, que te presenten su plan para conseguir su objetivo y estableced conjuntamente el procedimiento para el control diario de su cumplimiento. El resultado escolar no es consecuencia de cómo aprenden los conocimientos sino, fundamentalmente, de su  progreso en lo intelectual, en lo emocional y en lo social.

A tus dos hijos les puede venir bien el programa “Aprender a aprender” y a vosotros como padres una pautas para ayudarles a crecer en esta etapa. En Elea os podemos ayudar.

Ánimo tus hijos necesitan tu apoyo más que nunca.

 

Carmen Castello

Orientadora y Pedagoga.

Directora de ELEA.

Publicado en la Revista Zitus