91 427 58 18

Terapias on-line

Llámanos y te informamos sobre nuestros servicios C/ Grañón, 12 - Local - Las Tablas (Madrid) - 28050.
elea@eleapsicopedagogia.es

El pediatra me recomienda llevar a mi hijo a estimulación temprana ¿Qué es eso?

Hoy en día, el término “estimulación temprana” es oído por muchos padres que llevan a sus hijos al médico y estos les recomiendan acudir a un centro especialista en atención temprana, pero la mayoría de ellos desconocen en qué consiste y qué beneficios tiene para su hijo.

En líneas generales, la estimulación temprana tiene como objetivo aprovechar la capacidad de aprendizaje y adaptabilidad del cerebro en beneficio del bebé. Consiste en un grupo de técnicas educativas especiales empleadas en niños desde su nacimiento y los seis primeros años de vida. Se trata de contemplar primero al niño en su globalidad y, a partir de ahí, se desarrollan los programas específicos teniendo en cuenta tanto al individuo como la familia y el entorno. Estos programas se basan en la repetición sistemática y secuencial de ejercicios o estímulos, y de actividades con base científica para potenciar funciones cerebrales específicas.

Es importante aclarar que el niño que acude a un centro de atención temprana no necesariamente asiste por una problemática concreta ya que la estimulación temprana no sólo se emplea para corregir trastornos reales, sino también para potenciar el desarrollo del bebé y estimular sus capacidades compensadoras.

Como especialista en estimulación temprana, lo ideal para una buena intervención es que los padres que optan por este tipo de técnicas, deben tener claro que les exigirá una cierta dedicación al día para que sea efectiva y provechosa, además de poder disfrutar y compartir un tiempo importante con su hijo.

Hay que tener en cuenta que cada hijo es único y diferente y, se debe respetar su desarrollo individual para evitar comparaciones y presiones sobre el niño.

Para concluir, insistiré en que la estimulación temprana es beneficiosa, no sólo para el niño, sino también para los padres teniendo la posibilidad de transmitir y de recibir cariño de su bebé a través del contacto y, sobre todo, de tener la satisfacción de estar haciendo lo mejor posible por sus hijos, colaborando con su desarrollo.

 

María García Encinas

Psicoterapeuta Infanto-juvenil

Experta en Atención Temprana

ELEAInstituto Psicoeducativo

Pubicado en la revista Zitus (Septiembre 2011)