91 427 58 18

Terapias on-line

Llámanos y te informamos sobre nuestros servicios C/ Grañón, 12 - Local - Las Tablas (Madrid) - 28050.
elea@eleapsicopedagogia.es

Como trabajar la motricidad en el bebé

Esta etapa de 18 a 24 meses se caracteriza por el dominio que el niño ya muestra al andar. Empieza a correr y a controlar movimientos. También hacer manipulaciones finas y se interesa por lo que le rodea y su nombre. Otra característica es la expresión de sus emociones mediante el cuerpo en general. Le gusta colaborar en tareas con los adultos.

motricidad en el bebeEn el espacio de la cognición sus posibilidades motrices le invitan a descubrir el espacio. Explorar motrizmente es uno de sus mayores placeres y el conocimiento manual adquiere cada vez más importancia.

Partiendo de estas características generales, existen muchos juegos y actividades que podemos hacer con nuestros hijos en la primera infancia que nos permitan seguir favoreciendo su desarrollo.

Desarrolla su motricidad gruesa

Para la motricidad gruesa podemos jugar a saltar obstáculos pequeños como una cuerda  o un juguete. Otra propuesta es marcarle caminos en el suelo con el fin de que ande por un espacio limitado. Jugamos a dar puntapiés a una pelota y finalmente le invitamos a que juegue tumbado. Damos vueltas, gateamos…

Desarrolla su motricidad fina

Para la motricidad más fina y habilidades manuales sentamos al niño delante de una mesa y le ponemos hilos de distintos grosores y jugamos a guardarlos en una caja o jugamos a pinchar palillos en una plastilina blanda. También podemos darle botes para que enrosque y desenrosque el tapón y que realice garabatos en un papel.

Estimula sus sentidos, lenguaje y habilidades sociales

Para desarrollar los sentidos propongo darle objetos de distinta textura, color, olor y sonido para que experimente y aprecie sus diferencias.

En el aspecto del lenguaje, los músculos de la boca ya funcionan de manera adecuada desde hace meses pero ejercitarlos facilitará su expresión. De esta manera, jugamos a sacar la lengua, moverla, morder labios, hacer pompas…

En relación a la socialización, es importante guiarle en la colaboración con sus iguales y adultos en su vestimenta y aseo, así como el aprendizaje de normas de cortesía “hola, adiós, gracias, por favor”.

Y no te olvides de sus habilidades cognitivas

Por último, intentaremos realizar juegos que favorezcan el desarrollo de habilidades cognitivas como son: la observación, la atención y la memoria. Para este fin, le leeremos cuentos señalándole dibujos. Nos podemos pasear por la habitación y jugamos a observarla, nombramos algunas cosas y las señalamos. También escondemos cosas mientras nos observa y después de un tiempo le preguntamos donde están.