91 427 58 18

Terapias on-line

Llámanos y te informamos sobre nuestros servicios C/ Grañón, 12 - Local - Las Tablas (Madrid) - 28050.
elea@eleapsicopedagogia.es

¿El coaching puede mejorar mi motivación diaria?

Tengo un trabajo estable y no está mal remunerado, pero desde hace un tiempo estoy desmotivado y esto hace que me encuentre apático dentro y fuera del entorno laboral. Además siento que la insatisfacción va creciendo y me gustaría volver a tener energía e ilusión ¿El coaching me podría funcionar?

Si entendemos el coaching como un proceso transformador que nos ayuda y apoya en la consecución de un objetivo, entonces sí te puede funcionar para aumentar el nivel de energía e ilusión que tienes en este momento. Esto es posible porque el coaching facilita un autoconocimiento de valores, creencias, capacidades y actitudes, para desde ahí comenzar en el desarrollo y potenciación de nuestras fortalezas personales y la consecución de retos.

Dentro de los distintos tipos de coaching, se encuentra el personal y el ejecutivo. La única diferencia entre ambos es la tipología del objetivo. Aunque “debajo de cualquier profesional hay una persona”, cuando se trata de un objetivo laboral, el coach debería de ser personal y ejecutivo para la consecución del proceso. En este sentido, tu caso sería una mezcla de los dos porque tienes una situación actual de apatía que te afecta a nivel global y que está desencadenada en un entorno laboral.

¿Qué hacemos cuando queremos conseguir un objetivo?

Por ejemplo, si deseo correr un maratón, primero tendré que analizar mi situación actual (situación y forma física, alimentación …), determinar y marcar mi objetivo, que será el correr un maratón en un tiempo de 3 meses y, por último ponerme en acción siguiendo un plan de entrenamiento diario (cambiar hábitos alimenticios y planificación progresiva de carrera).

coaching profesional

En coaching, haremos lo mismo, aunque con un óptica más global, teniendo en cuenta que somos la interacción de mente, emociones y cuerpo. La situación de partida comenzará por un autoconocimiento de los tres niveles. En tu caso, que hablas de desmotivación, apatía e insatisfacción, se comenzaría por la toma de consciencia de su significado en los tres niveles; por ejemplo la apatía puede llevar pensamientos del tipo “yo solo no puedo motivarme”, emociones de tristeza y enfado y tener incluso algunas dolencias físicas como dolor de cabeza. También se definiría una META (medible, específica, tangible y alcanzable) de lo que se quiere conseguir. Y acorde a la evolución y evaluación del proceso, se desarrollarán planes de acción, que irán acercando hacía el objetivo y que serán llevados a cabo en las diversas sesiones del proceso, considerando siempre todas las opciones, recursos y potencial.

 

 

 

Lola Izquierdo

Coach de Elea.